Quiénes somos

Títulos editados

Distribución

Artículos

Monografías

Noticias

Enigmas de la Historia

Curiosidades

Máximas

Colaboraciones

Mitológico

Biográfico

Ciudades

Viajes

Colaboraciones

Artículos

Noticias

Críticas

Videoteca

Colaboraciones

NEWSLETTER
Reciba gratuitamente nuestro boletín de novedades históricas.
Nombre
E-mail
MÁXIMAS HISTÓRICAS

La historia es el testigo de los tiempos, la luz de la verdad, la vida de la memoria, la maestra de la vida, el anuncio de la belleza.

Cicerón


La historia es la escuela del reinar: sólo ella enseña cómo surge un imperio y cómo se derrumba; sólo ella puede enseñar lo que ha de acontecer, deduciéndolo de lo que sucedió.

Catti


La historia se nutre tanto de los testimonios de los reyes como de los de sus ayudas de cámara.

Voltaire.


La anécdota es la tienda al por menor de la historia.

Edmundo de Gouncourt.


Incluso el pasado puede modificarse, los historiadores siempre lo demuestran.

Jean Paul Sartre.


Feliz el pueblo cuya historia se lee con aburrimiento.

Montesquieu.


El mejor profeta del futuro es el pasado.

Lord Byron.


El hombre nunca sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta.

Charles Dickens.


Quien controla el pasado, controla el futuro. Quien controla el presente, controla el pasado

George Orwell


¿Cuál es el sueño de los que están despiertos? La esperanza.

Carlomagno.


Mejor prevenir que curar.

Erasmo de Rotterdam.


Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana.

Albert Einstein.


Si mi propia sangre llegara a corromperse en mi hijo, yo sería el primero en llevar la leña para la hoguera en la que habría de morir.

Felipe II, Rey de España.


Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender.

Charles Dickens.


No es de sabio decir: “viviré”. Mañana es ya demasiado tarde; vive ya.

Marco Aurelio.


El que conoce el arte de disfrutar consigo mismo, no conoce el aburrimiento.

Erasmo de Rotterdam.


Toma problemas prestados, si te lo dicta tu naturaleza, pero no los prestes a tus vecinos.

Rudyard Kipling.


Aquel que envidia la felicidad de los demás solamente atrae el mal, como las arañas que de las flores, no sacan más que veneno.

Pachacuti Inca Yupanqui


Captarse odios sin esperanza de sacar de ellos ventaja alguna, es dejarse guiar sólo por la temeridad y la imprudencia.

Nicolás Maquiavelo


Si me dan un buen punto de apoyo, moveré la tierra.

Arquímedes.


Un traidor es aquel que abandonó nuestro partido para inscribirse en otro. Un convertido es aquel que abandonó otro partido para inscribirse en el nuestro.

Georges Clemencau


Todos los demás hombres gobiernan a sus mujeres, nosotros, los romanos, gobernamos a todos los hombres pero son nuestras mujeres las que nos gobiernan.

Catón.


Los hombres son juguetes de las mujeres, aunque éstas parecen ser juguetes de aquéllos.

Shakespeare


Verdaderamente, el hombre es el rey de los animales, pues su brutalidad supera a la de éstos.

Leonardo Da Vinci.


La vida es fascinante: sólo hay que mirarla a través de las gafas correctas.

Alejandro Dumas (Padre)


¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.

Albert Einstein.


Soy inferior a Dios, pero superior a todos los demás hombres.

Inocencio III.


Antes de aceptar este reparto (N. de la R. bula Inter Caetera, 03/05/1493) quiero que el Papa me muestre en cuál cláusula del testamento de Adán se dispone que el mundo pertenezca a españoles y portugueses.

Carlos VIII, Rey de Francia.


Los poderes que se envilecen, escriben su historia en los anales de la infamia.

Suetonio


No hay peor esclavo que el que ignora que lo es.

Espartaco.


Donde existe la libertad, ahí está mi patria.

Benjamín Franklin.


El mundo no está amenazado por las malas personas, sino por aquellos que permiten la maldad.

Albert Einstein.


Habiéndose preguntado a Solón cómo podría ser óptimo el gobierno de los Estados, contestó: “Obedeciendo los ciudadanos a los magistrados y éstos a las leyes”.

Stobeo.


Como los políticos nunca creen lo que ellos mismos dicen, se sorprenden cuando alguien sí lo cree.

Charles de Gaulle.


Los grandes políticos deben su reputación, cuando no a la pura casualidad, a circunstancias que ellos mismos no podían prever.

Otto Von Bismark


El único objeto del gobierno debe ser la mayor felicidad posible de la comunidad.

Bentham.


Los que procuran por el mando la utilidad común, son rectamente justos. Los que pretenden su propia utilidad, son viciosos y trangresores de los rectos gobiernos.

Aristóteles. Política. L. III.


Es una verdad demostrada por la experiencia de todos los pueblos, que todo aquel que ejerce un poder político se encuentra dispuesto a abusar de él.

De Sismondi


Nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y después de la cacería.

Otto Von Bismark


En lo tocante a ciencia, la autoridad de un millar no es superior al humilde razonamiento de un hombre.

Galileo Galilei


Apenas son suficientes mil años para formar un Estado; pero puede bastar una hora para reducirlo a polvo.

Lord Byron.


La razón de Estado no ha de oponerse al estado de la razón.

Carlos V.


Los patricios son el estómago de Roma y los plebeyos sus miembros, ambos deben colaborar para la vida de la ciudad.

Menemio Agripa, Senador de Roma


A los que roban millones, nadie les llama piratas.

Sir Walter Raleigh.


Que hablen mal de uno es espantoso, pero hay algo peor: que no hablen.

Oscar Wilde.


Produce una inmensa tristeza ver cómo la naturaleza habla mientras el género humano no escucha.

Victor Hugo


Es difícil que en el mismo lugar existan poder y concordia.

Tácito.


Amo la traición, pero odio al traidor.

Julio César.


Un tiempo vendrá cuando el océano rompa los vínculos de la creación, en que el poderoso globo terrestre será abierto, y la diosa de los mares revelará nuevos mundos.

Séneca


La democracia sustituye las designaciones que efectúa una minoría corrompida por las elecciones que efectúa una mayoría incompetente.

George Bernard Shaw.


Durante mi gobierno, ningún ateniense ha vestido de luto por mi culpa.

Pericles.


Una criatura nacida de mí y de Agripina no puede ser sino un monstruo y una peste para el Estado.

Enobarbo, padre de Nerón.


No estimes el dinero en más ni en menos de lo que vale, porque es un buen siervo y un mal amo.

Alejandro Dumas (Padre).


No pienses hacer algo mejor que lo que Dios ha hecho.

Alberto Durero.


Compatriotas, las armas os darán la independencia, las leyes la libertad.

Simón Bolívar.


Prefiero ser el primero en una aldea que el segundo en Roma.

Julio César.


La guerra puede matar, pero vivir sin victorias ni glorias es morir todos los días.

Napoleón Bonaparte.


Hay dos maneras de combatir: Una con las leyes, con la fuerza la otra. Peculiar del hombre es la primera, la segunda nos es común con los animales.

Nicolás Maquiavelo


No sé cómo sería la tercera guerra mundial, pero la cuarta sería con piedras.

Albert Einstein.


Una espada que desenvaina con sobrada frecuencia, pronto se gasta.

Pitagoras.


El honor es como la juventud, una vez perdido jamás vuelve a recuperarse.

César Cantu


Todo se ha perdido, menos el Honor.

Francisco I.


Nada hay más satisfactorio en el curso de la vida para el hombre honrado que el haber cumplido con su deber.

Calbert.


La injuria deshonra a quien la infiere, no a quien la recibe.

Diógenes


Lo peor que puedes hacerle al villano es no ser como él.

Marco Aurelio


El dardo de la injuria se vuelve contra el mismo que lo lanza.

Goethe


¿De dónde tomo yo mis reglas de conducta? Las encuentro en mi corazón. Lo que siento que es bueno. Lo que siento que es malo es malo. La conciencia es el mejor de los casuístas.

Jean Jaques Rousseau.


Los cristianos no deben vanagloriarse sino de las ventajas obtenidas sobre los infieles.

Carlos V.


Juro que la multitud de hombres que han venido conmigo a las Indias no merecen el agua de Dios ni del hombre.

Cristóbal Colón.


La lentitud es virtud en el resolver, pero es vicio en el ejecutar.

Metastasio.


¡Si la naturaleza se opone a nuestros designios, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca!

Simón Bolívar.


Antes de sufrir la menor cosa en perjuicio de la religión o del servicio de Dios, perdería todos mis Estados y cien vidas que tuviese, pues no pienso ni quiero ser señor de herejes.

Felipe II, Rey de España.


Los que más alto se elevan, son derribados por fuertes huracanes, y una vez caídos al suelo, son dispersados entre el polvo.

Shakespeare


La verdadera grandeza del hombre no consiste en procurarse placeres, nombradía o ascensos, ni en proveer a la salvación de la vida, ni en adornarse con glorias, sino en cumplir con su propio deber.

Robertson de Brighton


¿Porqué necesitan crear nuevos y más poderosos bombarderos, acaso aquellos que han sido bombardeados se han quejado?

George Wallace


La ingratitud es la enemistad del alma, la evacuación de los méritos, la dispersión de las virtudes, la pérdida de los beneficios, viento que quema, que seca la fuente de la piedad, el rocío de la misericordia, las corrientes de la gracia.

San Bernardo.


El medio más injusto con que los reyes ejercen la tiranía sobre la vida de los pueblos, son las guerras.

Spanzotti.


El gobierno tuvo su origen en el propósito de encontrar una forma de asociación que defienda y proteja la persona y la propiedad de cada cual con la fuerza común de todos.

Jean Jaques Rousseau.


La paz más desventajosa es mejor que la guerra más justa.

Erasmo de Rotterdam.


Cuando los tambores hablan, las leyes callan.

Cicerón


Hácese la guerra con gran desventaja contra quien nada tiene que perder.

Maquiavelo.


El hombre bueno y sabio busca la paz por sobre todas las cosas.

Palingenio


Con la paz las cosas pequeñas crecen; con la discordia las mayores desaparecen.

Salustio


Tal bien es el de la paz, que en las cosas humanas nada más grato puede desearse y nada más útil puede poseerse.

San Agustín


El hombre sólo por la unión es fuerte, solo por la paz es feliz.

Mirabeau


No se cubre de rubor el rostro de quien no ve su falta, y quien la ve hállase próximo a la enmienda.

Metastasio


El que perdona a los malos perjudica a los buenos.

Salomón


Cuando se trata de un atentado a la libertad pública, perdonar el crimen es participar de él.

Isnard


De cuatro modos se ejecuta la sabiduría respecto de los bienes: adquiriéndolos, conservándolos, aumentándolos y gastándolos diestramente.

Horacio.


Los vicios forman una cadena cuyo primer eslabón es el egoísmo.

Segur


Cada cual imita las costumbres de quien reina, y desde el trono se propagan fácilmente el vicio y la virtud.

Metastasio


Más mueven los ejemplos que las palabras.

Séneca.


A mi parecer, los malos ejemplos dados por los adultos a los niños son un verdadero delito.

D'anzeglio


La virtud del pueblo es semejante a una planta; la de los grandes, semejante al viento. Si el viento sopla, pronto la planta inclina su cabeza. Si los grandes quieren ver reinar a su alrededor la rectitud y la probidad, sean ellos el modelo.

Confucio


La mayoría de los pecadores pasan su vida ofendiendo a Dios y confesándose.

Papa Clemente XIV.


¿Qué importa hacia dónde mire la cabeza, con tal de que el corazón sea recto?

Sir Walter Raleigh


El mayor mérito de un viajero es saber relatar a su señor las escenas vistas en sus travesías.

Marco Polo.


El esclavo no tiene más que un dueño; el ambicioso tiene tantos como hay hombre útiles para su fortuna.

La Bruyere.


El miedo y la ambición empujan la rueda del mundo.

Maximiliano, Emperador de México


Nos ha parecido un sistema muy bueno y muy razonable no rehusar a ninguno de nuestros súbditos, sea cristiano o pagano, el derecho de predicar la religión que mejor le convenga.

Edicto de Milán (Año 313)


El sufrimiento invita a rechazar la vanidad y el egoísmo.

San Agustín.


La igualdad de la riqueza debe consistir en que ningún ciudadano sea tan opulento que pueda comprar a otro, ni ninguno tan pobre que se vea necesitado de venderse.

Jean Jaques Rousseau.


Al principio todos los pensamientos pertenecen al amor. Después, todo el amor pertenece a los pensamientos.

Albert Einstein.


Seamos esclavos de las leyes para que podamos ser libres.

Cicerón.


Lo que las leyes no prohiben, puede prohibirlo la honestidad.

Séneca


Con las leyes pasa como con las salchichas; es mejor no ver cómo se hacen.

Otto Von Bismark


La verdadera grandeza del hombre no consiste en procurarse placeres, nombradía o ascensos ni en proveer la salvación de la vida, ni en adornarse con glorias, sino en cumplir el propio deber.

Robertson de Brighton.


Cuanto más superiores somos, más humildemente debemos conducirnos.

Cicerón.


Donde hubiera soberbia, allí habrá afrenta; mas donde hay humildad hay sabiduría.

Salomón.


Si queréis llegar a ser virtuosos, primcipiad por persuadiros de que no lo sois.

Numa.


Donde está la humildad, allí se encuentra la sabiduría.

Moisés.


La injuria deshonra a quien la infiere, no a quien la recibe.

Diógenes.

VOLVER